Un nuevo comienzo de vida

Woman walking
Foto de NickyLloyd/iStockphoto.com
 

Después de ocho o nueve internamientos en distintos lugares de doce pasos, desde clínicas, a medio camino y hasta anexos, pensé que jamás terminaría con esto y pensé que de por vida tomaría medicamentos para dormir, para la depresión, para la ansiedad y para los ataques de pánico.

Ahora no sólo tenía problemas con la droga y el alcohol sino que a esto le sumaba la cantidad de medicamentos recetados que tomaba, cada vez era una dosis más alta y al día tomaba un sinfín de pastillas.

Hasta que un día me hablaron de Narconon y comencé a escuchar acerca de su proceso de manera muy reservada, pues pensé que ya sabía todo acerca de los centros de rehabilitación y ya no quería pasar por eso. Conforme fue avanzando la explicación, mi interés fue creciendo y comencé a estar más receptiva. Al fin había encontrado algo que era para mí y que no incluía medicamentos. Acepté hacer el último intento.

“¡Al fin había encontrado un lugar que me ayudaría y que, en definitiva, no incluía ninguna clase de medicamento!“

¡Al fin había encontrado un lugar que me ayudaría y que, en definitiva, no incluía ninguna clase de medicamento!

Cuando llegué tenía mucho miedo de la retirada de drogas, pensé que iba a sufrir mucho. Sin embargo, me sorprendió el cuidado que me dieron, los ejercicios que hicimos, las ayudas y las vitaminas que tomé. Pasé esta etapa increíblemente cómoda.

Además, lo que me sorprendió es que aquí en Narconon nos llaman estudiantes, jamás se refieren a nosotros como adictos o como pacientes.

La gran diferencia con otros lugares en los que estuve es la desintoxicación a base de sauna y vitaminas. Estuve 47 días y fue increíble ver el cambio en mi cuerpo y en mi mente. Hace muchos años consumí un pesticida y sabía que aún estaba en mi cuerpo. Fue muy extraño percibir el olor de aquel químico y sentir cómo lo eliminé definitivamente, así como las drogas, el alcohol y los medicamentos que había consumido.

También en Narconon los procesos son muy diferentes para cada persona; no hay una fecha exacta para terminar. Además de que ha sido el único lugar en el que no sentí deseos de escaparme ni me sentí encerrada. El lugar es precioso, lleno de naturaleza y muy abierto.

Narconon Sala de Curso

Cuando entré a la sala de curso, también fue otro descubrimiento muy grande. Antes de comenzar este paso, siempre me preguntaba lo que hacían mis compañeros ahí y me di cuenta de que son ejercicios muy sencillos que te ayudan a ubicarte en el tiempo presente, los cuales, me ayudaron a entender la razón por la cual había consumido y de verdad, confronté y pasé a través de muchas cosas de años que jamás había superado.

Me di cuenta de todo el tiempo que había desperdiciado, todo el dinero que había gastado en terapias, en tratamientos y en clínicas de rehabilitación.

Fue una parte difícil y liberadora darme cuenta de que estoy sana y de que no necesito ningún medicamento para estar bien. Me di cuenta que no necesito nada extra para poder dormir, de hecho, recién hace poco tiempo conocí lo que es una siesta y me gustó.

En este lugar, cada estudiante llega a lo que tiene que llegar, a lo que tiene que descubrir y me di cuenta de lo inmediato que es esto, de lo práctico y de que fueron muchos años de terapia en los cuales sentía un poco de mejoría y luego volvía a recaer.

Con este programa siento que ya no retrocederé y sólo iré hacia adelante pues me enseñaron a confrontar diversas situaciones de la vida cotidiana.

Narconon va mucho más allá de una rehabilitación de drogas. Todas las herramientas que aprendí, las puedo aplicar a nivel personal como con mi familia y amigos, así como en la parte laboral. Soy empresaria y estoy muy comprometida con lo que hago. Este programa no sólo se enfoca en las drogas o en lo que hayas consumido, sino te da un nuevo comienzo de vida con todos los elementos que ella comprende.

Pienso en mucha gente que, como yo, le ha sido muy difícil y que ha tenido que pasar por tanto sufrimiento. Pasé por doce pasos, clínicas, por anexos y por medios caminos y en verdad nunca sentí un trato tan digno como en Narconon.

En verdad me siento muy feliz, muy satisfecha y orgullosa por haber pasado a través de todos estos pasos y de haber concluido el Programa de Narconon en el estado de Puebla. Hoy me siento sin miedo y muy segura de mí misma y hoy también me encantaría que otras personas tuvieran la oportunidad de rehabilitarse aquí, en algo totalmente diferente a los que han conocido, con tecnología de punta y sin retroceso.

Muchas gracias Narconon. M.C.,

AUTOR
RB

Roger Blasco

Having personal experience with close family passing due to hidden alcohol abuse. I now work with pride at Narconon to do something effective about the addiction epidemic.

NARCONON PUEBLA

EDUCACIÓN Y REHABILITACIÓN DE DROGAS